Este comunicado se escribe desde el sentimiento de solidaridad hacia aquellas personas que, tras haber trabajado de forma organizada para la reconstrucción de un espacio común, han visto cómo las fuerzas del Estado han intentado tapiar su labor, su intento de generar una alternativa a lo que éste nos ofrece.

Volvemos a ver que nuestros actos no son arbitrarios en la reacción de la bestia. Su reacción es firme porque saben bien que no es sólo cuestión de ocupar un terreno, saben que estos espacios son  lugares de encuentro y de creación para la ciudadanía, espacios de pensamiento libre y de acción creativa y regeneradora de lo presente. Son todo un modelo de referencia para la conciencia crítica, para la lucha contra el modelo socioeconómico en que vivimos, un modelo aplastante de las identidades colectivas y generador de luchas entre iguales en pro del beneficio de una minoría. Estos espacios son nuevos conceptos hechos materia, son una alternativa, son la muestra de que es posible crear algo distinto a lo establecido… Como decíamos, su reacción es firme porque saben que nuestros proyectos son firmes también, nuestros espacios son un duro golpe a su control social. Su reacción es siempre la misma: tapiar, volver a condenar al abandono a esos espacios que pueden constituirse como lugares de encuentro vecinal, de pensamiento libre, de actuaciones independientes que se escapan a su censura. Tapian, mostrando con sus actos su desprecio a que el pueblo decida, apoyando las desigualdades sociales que permite el capitalismo, fomentando cada vez más la separación que hay entre los intereses del “Estado” y los intereses de las personas que lo alimentamos.

Somos lo que hacemos y ellos hoy son el puño que solo vela por lo que atesora. Un puño sin vergüenza ni escrúpulos que no tiembla al recuperar la propiedad de unos inmuebles que dejaron morir y el vecindario reavivó para satisfacer sus propias necesidades. Pero nosotras, las personas que construímos y reconstruímos espacios e ilusiones a partir de las ruinas, sabemos que no nos vamos a conformar con sus reacciones represivas, sabemos que vamos a seguir en marcha, porque esta es nuestra forma de recuperar la dignidad que nos quieren quitar cada vez que levantan un nuevo muro.

Desde el Espacio Vecinal de Montamarta queremos apoyar a todos los proyectos que luchan por dignificar los barrios, los pueblos, las ciudades, en base a un trabajo que consideramos de justicia social. Por ello, y recordando que también nosotras hemos visto cómo levantaban un muro frente a nuestras puertas, pedimos que no os rindáis porque sabemos que tenemos razón y que estamos luchando por lo que es justo. Nuestro vecindario no va a rendirse, y deseamos que el vuestro también conserve las fuerzas, porque vamos a necesitar nuestro apoyo mutuo.

Ánimo y fuerza a las compañeras de la Osera de Usera en Madrid y Valcárcel Recuperado de Cádiz. Desde San Blas estamos con vosotras.

 

 

 

 

 

 

Share