A) Criterios
El proyecto del Espacio Vecinal requiere de una evaluación dinámica que permita dar respuesta constante a las distintas situaciones que se puedan ir desarrollando en el desarrollo del mismo. La prolongación del proyecto en el tiempo está ligada a su evaluación, entendiendo que, si la evaluación es positiva (está dando cobertura a las necesidades de la población del distrito), su trabajo ha de tener continuidad en el tiempo; y, si es negativa, el proyecto ha de modificarse, reorientarse o, llegado el caso, cancelarse.
Conociendo las necesidades de las personas del vecindario de San Blas, entendemos que este proyecto supone una cobertura de parte de las necesidades de las mismas, y que su continuidad en el tiempo será precisa mientras el desarrollo de los programas de actividades siga cubriendo tales necesidades. No obstante, para generar una valoración objetiva del proyecto, atenderemos a los siguientes aspectos y criterios genéricos de evaluación:
• Actividades fijas propuestas en este proyecto:
– Desarrollo de las cinco actividades planteadas en el presente proyecto.
– Cumplimiento de los criterios específicos señalados en cada actividad (ver apartado ACTIVIDADES).
• Actividades propuestas por el vecindario (asociaciones o equipamientos)/por otros colectivos o personas:
– Inclusión periódica de nuevas actividades y propuestas en el centro.
– Respuesta de las personas vecinas a las actividades (participación, interés, demandas nuevas, etc.).
– Nivel de coordinación/cooperación entre las personas/grupos responsables de las actividades con el órgano interno de gestión del centro.
B) Metodología
La evaluación del proyecto se realiza en base a:
• Registros: recogida diaria de incidencias en el funcionamiento del centro y el desarrollo de actividades.
• Reuniones internas: reuniones de coordinación interna (del Órgano Gestor) de carácter semanal en las que se estudian tanto la inclusión de nuevas actividades/propuestas como la evaluación de las realizadas hasta el momento.
• Reuniones del órgano gestor con la asociación/entidad/persona que ha dirigido una actividad en el centro: las reuniones se realizarán tras el desarrollo de la actividad concreta, atendiendo tanto a la evolución de la misma actividad como a los aspectos de coordinación entre el grupo/personas directoras de la actividad con la gestora del Espacio Vecinal.
• Cuestionarios de evaluación individualizada: cada actividad puede evaluarse con un cuestionario a realizar por cada participante, en el que se incluyen los siguientes aspectos a modo de obtener una idea genérica del nivel de satisfacción de las personas participantes con las actividades desarrolladas en el centro:
a) Grado de satisfacción con la actividad:
– ¿Te ha gustado la actividad?
– ¿Respondía a tus intereses?
– ¿Te gustaría repetirla o hacer alguna de tipo similar?
– Otros comentarios
b) Grado de satisfacción con la exposición/desarrollo de la actividad:
– ¿Qué te ha parecido la presentación de la actividad por parte de la(s) persona(s) que la han dirigido? (Valoración en escala)
– ¿Qué mejorarías de su exposición?
– Otros comentarios
c) Adecuación del espacio a la actividad:
– ¿El espacio se adaptaba bien a las necesidades de la actividad? (Valoración en escala)
– ¿El material/equipamiento utilizado era suficiente? (Valoración en escala)
– Otros comentarios
d) Aspectos a mejorar/otras propuestas:
– Comentarios
En base a estos criterios genéricos se desarrollarán distintos formularios que pueden ir ampliando su campo de evaluación según las necesidades del órgano de gestión que analiza el desarrollo de las actividades y el correcto funcionamiento del centro. Los cuestionarios individuales son registrados y analizados para lograr una visión objetiva (realizada por las personas del vecindario, destinatarias de los programas de actividades) de la adecuación de las propuestas a las necesidades de la población del distrito. Esto es una herramienta que permite mejorar el trabajo realizado de forma constante, adaptándose a las demandas reales de las personas vecinas, y cumpliendo con el objetivo clave del Proyecto Montamarta, que es atender las necesidades del barrio por las personas del barrio.

Share