A) Principios metodológicos
• Participación activa: principio que exige la colaboración activa para garantizar el cumplimiento de las bases y la normativa establecida, así como el compromiso de actuar de forma constante y coordinada en la creación del Espacio Vecinal.
• Igualitarismo: este principio garantiza la igual consideración y trato a todas las personas y/o colectivos que, cumpliendo las bases y normas marcadas, quieran participar en la creación de este proyecto vecinal.
• Horizontalidad: este principio se entiende como la posibilidad de que las entidades/personas que, en base a su respeto por la normativa, y a través de su trabajo constante, hayan demostrado su capacidad de gestionar el Espacio Vecinal, puedan hacerlo, participando en las reuniones y proponiendo alternativas de mejora.
• Inclusividad: este es un principio que, partiendo del principio de igualitarismo, exige una actitud de defensa y apoyo a la diversidad, siempre que ésta respete las bases y la normativa acordada (por ejemplo; no se tendrá una actitud inclusiva con una persona/colectivo que fomente o defienda actitudes discriminatorias o violentas). La inclusividad requiere una actuación directa de integración de la/s minoría/s, sea cual sea su origen de diferenciación, si éste no atenta contra el desarrollo del proyecto vecinal ni contra la libertad individual de las personas/entidades.

B) Estrategias metodológicas
1. Gestión interna
1.1. Organigrama
El Espacio Vecinal Montamarta dispone de una estructura democrática de base conformada por un Órgano Gestor que divide sus tareas en diferentes comisiones o grupos de trabajo que realizan las tareas concretas necesarias para gestionar y dinamizar las actividades del centro. Cada una de estas comisiones es representada por dos responsables, que a su vez conforman el grupo de responsables para la gestión de Espacio Vecinal Montamarta (ver Anexo IV: Organigrama).

1.2. Grupos de trabajo y cargos de responsabilidad
Los grupos de trabajo que conforman el Órgano Gestor y sus correspondientes cargos de responsabilidad son los siguientes:
• Secretaría: Secretario/a y Suplente.
• Infraestructura: Tesorero/a y suplente.
• Desarrollo: Portavoz/a y suplente.

1.3. Metodología de elección de responsables
Los grupos de trabajo proponen dos representantes para ser ratificados por el Órgano Gestor. Tras los primeros seis meses de permanencia en cada cargo, los grupos de trabajo evaluarán la labor de los representantes correspondientes para revalidar su posición. Cumplido el año, de nuevo deberán elegirse responsables.
Si las/os miembras/os de cualquier grupo de trabajo entendiesen que alguno de las/os responsables no cumple debidamente con sus tareas, pueden proponer el cambio en el Órgano Gestor, que tomará las decisiones pertinentes.
1.4. Cometido de los responsables
Debemos entender que estos cargos no son meramente simbólicos, sino que designan unas labores particulares e imprescindibles tanto en la comunicación y el trato con entes externos (Ayuntamiento, FRAVM, medios de comunicación, asociaciones de índole cultural, vecinal, deportiva, socio-educativa, etc.), como en la gestión interna, sirviendo de puntos de referencia para los diferentes grupos de trabajo. Es importante reseñar que las/os responsables no son los únicos que deben realizar las tareas, sino que también las/os miembras/os fijas/os de los grupos de trabajo se encargarán de asegurar esos trabajos al Órgano Gestor.
Para el empleo de estos cargos, a continuación se detalla el listado de tareas y funciones de dichos cargos, además de sus responsabilidades, diferenciándose entre responsabilidades hacia el interior (para con el Órgano Gestor y los grupos de trabajo) y responsabilidades hacia el exterior (para con la FRAVM, el Ayuntamiento, centros públicos del Distrito, medios de comunicación, etc.):

• Secretariado: siendo el grupo de trabajo de Secretaría el órgano principal de gestión del Espacio Vecinal Montamarta, sus responsables deben servir como referentes en lo referido al conocimiento de las metodologías del centro, sus normas y usos, sus métodos de participación, así como a las funciones de cada órgano interno. Por tanto, constituye el principal punto de información para las/os usuarias/os y gestoras/es.
Es también el canal de comunicación técnica con el exterior, ya que maneja toda la información sobre las instalaciones y sus usos, fechas y calendarización, archivo interno y normas de uso. Por tanto, la gestión de toda la información referente a la utilización del centro o a las actividades organizadas desde éste junto con los entes externos fuera o dentro del Espacio Vecinal Montamarta, así como su coordinación con los mismos, es responsabilidad directa de las/os responsables de Secretaría.
Sus responsabilidades hacia el interior serían las siguientes:
– Punto referente de información a usuarias/os y gestoras/es.
– Dinamización del total de las actividades y metodologías de gestión.
– Responsables de la calendarización de actividades y espacios.
– Responsables de las Actividades que se organizan en el centro.
– Receptores de quejas, propuestas, denuncias o sugerencias por parte de las/os usuarias/os del centro.
– Encargadas/os de informar y asegurar el respeto a las normas de uso del centro.
Sus responsabilidades hacia el exterior serían las siguientes:
– Punto referente de información sobre actividades y uso del centro ante entes externos.
– Responsables de coordinación para actividades realizadas en conjunto con entes externos.
– Responsables de las Actividades que se organizan en el centro.
• Tesorería: siendo el grupo de trabajo de Infraestructura el órgano de gestión de materiales del centro y el aglutinador de necesidades para su posterior resolución, así como el gestor del mantenimiento del espacio y sus reformas, en Tesorería recaerá la tarea de supervisión de presupuestos y necesidades, la gestión económica interna de reformas, la compra de material o la explotación de los recursos. También deberá coordinarse con la FRAVM y el Ayuntamiento de Madrid para la gestión de recursos, y encargarse de la cesión o petición de material a otros entes.
Sus responsabilidades hacia el interior serían las siguientes:
– Punto referente de información sobre material a usuarias/os y gestoras/es.
– Responsables de la obtención de los materiales necesario para la programación de actividades y espacios.
– Receptores de necesidades, donaciones o préstamos de materiales por parte de las/os usuarias/os.
– Responsables de obras, mejoras, presupuestos y almacenaje en el centro.
– Encargadas/os de informar y asegurar el cuidado de los materiales e instalaciones del centro.
– Contabilidad.
Sus responsabilidades hacia el exterior serían las siguientes:
– Punto referente de información sobre materiales y necesidades del centro ante entes externos.
– Responsables de las instalaciones del centro.
– Responsables de coordinación de préstamos de materiales o recursos para actividades realizadas junto con entes externos.
– Responsables de la gestión económica y la contabilidad en coordinación con entes externos.
• Portavocía: Siendo el grupo de trabajo de Desarrollo el responsable de la redacción última de todos los documentos procedentes del Órgano Gestor del Espacio Vecinal Montamarta, así como el encargado de las negociaciones con el Ayuntamiento de Madrid y de la coordinación junto con la FRAVM de la reclamación de la gestión del espacio por las vecinas y vecinos del Distrito, su función es ejercer de representantes del Órgano Gestor del Espacio Vecinal Montamarta ante el resto de entes externos, además de ser el punto de referencia para el estudio de las necesidades de los vecinos que pudiesen ser cubiertas por el equipamiento y espacio disponible en el Espacio Vecinal.
Sus responsabilidades hacia el interior serían las siguientes:
– Punto referente de denuncia vecinal sobre problemáticas sociales e información a las/os vecinas/os y usuarias/os sobre los cauces que deben seguir para tratar de solventar dicha problemática, remitiéndolas/os a los organismos competentes.
– Responsables del desarrollo organizativo del centro.
– Responsables de la redacción y explicación de la normativa de gestión interna de los grupos de trabajo y de sus herramientas democráticas de base.
– Encargadas/os de informar y asegurar el respeto por los métodos de participación disponibles en el Espacio Vecinal Montamarta.
Sus responsabilidades hacia el exterior serían las siguientes:
– Punto referente de información sobre el proceso organizativo del centro ante entes externos.
– Responsables de la comunicación en materia de cesión del espacio con el Ayuntamiento de Madrid y la FRAVM, así como del desarrollo del convenio para dicho objetivo.
– Responsables de portavocía con entes externos.

1.5. FRAVM: métodos de comunicación, coordinación y supervisión
El carácter externo de la Federación Regional de Vecinos y Vecinas de Madrid es especial, ya que la cesión del espacio para el uso y gestión de los vecinos y vecinas del distrito de San Blas por parte del ayuntamiento está bajo la supervisión directa y continuada de la FRAVM. Para ellos, las/os responsables de los Grupos de Trabajo trabajarán de modo coordinado en sesiones periódicas de evaluación de contenidos, metodología, gestión etc.
2. Reglamento interno
2.1. Bases y principios
Son los principios que las personas deben seguir en todo momento, tanto si participan como usuarias como si se involucran directamente en la gestión del centro:
• Participación activa: principio que exige la colaboración activa de las/os gestoras/es para garantizar el cumplimiento de las bases y la normativa establecida, así como el compromiso de actuar de forma constante y coordinada en la creación del Espacio Vecinal.
• Igualitarismo: este principio garantiza la igual consideración y trato a todas las personas y/o colectivos que, cumpliendo las bases y normas marcadas, quieran participar en la creación de este proyecto vecinal.
• Horizontalidad: este principio se entiende como la posibilidad de que las entidades/personas que, en base a su respeto por la normativa, y a través de su trabajo constante, hayan demostrado su capacidad de gestionar el Espacio Vecinal, puedan hacerlo, participando en las reuniones y proponiendo alternativas de mejora.
• Inclusividad: este es un principio que, partiendo del principio de igualitarismo, exige una actitud de defensa y apoyo a la diversidad, siempre que ésta respete las bases y la normativa acordada (por ejemplo; no se tendrá una actitud inclusiva con una persona/colectivo que fomente o defienda actitudes discriminatorias o violentas). La inclusividad requiere una actuación directa de integración de la/s minoría/s, sea cual sea su origen de diferenciación, si éste no atenta contra el desarrollo del proyecto vecinal ni contra la libertad individual de las personas/entidades.

2.2. Normas de convivencia
Las usuarias/os y gestoras/es del centro deberán respetar las normativas de uso y procesos democráticos del espacio y velar por que sean cumplidas.
• Que afectan al proceso democrático:
– Toda iniciativa que se realice dentro o en nombre del espacio vecinal deberá ser consensuada por el Órgano Gestor del centro.
– El Órgano Gestor es la única entidad capacitada para tomar decisiones sobre el centro y todas las personas pueden participar en él. Sus consensos deberán ser respetados por todas/os los usuarias/os aun no estando de acuerdo, ya que siempre podrán utilizar los procesos designados para tratar de cambiar estas decisiones.
– Toda propuesta, cambio de funcionamiento del centro o modificación metodológica deberá ser llevada a cabo por los cauces marcados en el Modelo de Gestión.
• Que afectan a las personas:
– No se permitirá la agresión verbal o física hacia ninguna persona dentro del centro.
– No se tolerarán actitudes que reflejen intolerancia o que busquen la discriminación.
– Todas las personas deberán respetar los niveles de contaminación acústica que marca la normativa municipal.
– Se exigirá un compromiso por parte de las/os usuarias/os para el mantenimiento e higiene del espacio y sus inmediaciones.
– El uso de los recursos debe regirse por el principio de solidaridad y no se deberá acapararlos, ya que pertenecen a todas/os las/os usuarias/os.

• Que afectan a los espacios:
– Todos los materiales son un bien preciado, por lo que es necesario un uso responsable de éstos. Para su utilización, las/os usuarias/os deberán ser autorizadas/os por la/el responsable de tesorería que se encuentre en el centro en ese momento y seguir siempre sus instrucciones.
– No está permitido el consumo de ni ningún tipo de estupefaciente, incluyendo tabaco y alcohol.
– Será obligatorio el respeto de los aforos asignados a cada espacio.
– No están permitidos los comportamientos que perjudiquen o interfieran en el correcto desarrollo de las actividades programadas en el centro.
– Es imprescindible respetar la disposición estética del edificio, quedando prohibido dañarla mediante la colocación de carteles o pegatinas fuera de los espacios habilitados para ello, la realización de pintadas o cualquier acción que altere estéticamente el edificio si no se dispone de la autorización pertinente del Órgano Gestor para ello.
– El uso de las salas para cualquier actividad deberá ser acordado anteriormente con la secretaría del centro con la mayor antelación posible y mediante los métodos establecidos (ver subapartado 2.4. Protocolo de aceptación de propuestas (gestión de cesión de usos y espacios)).
– Las personas que gestionen una actividad, deberán dejar todo exactamente igual que se lo encontraron, tanto el espacio como el material utilizados.
– Está prohibido portar armas dentro del espacio.

• Que afectan a los horarios:
– El centro se abrirá y cerrará todos los días según los horarios establecidos, no pudiendo quedar ningún usuario dentro tras el cierre.
– Todas las actividades deberán finalizar al menos 10 minutos antes de la hora de cierre.
– Es necesario que todas las actividades respeten los horarios dados con objeto de no perjudicar a los usuarios, para esto deberán abandonar la sala a la hora de finalización de la actividad.

2.3. Protocolos de actuación ante el incumplimiento de la normativa
Siempre que se dé alguna situación de violación de la normativa se tratará de mediar en el conflicto de manera dialogada. De no ser posible un acuerdo con el/la infractor/a, se activarán los siguientes protocolos (en el ANEXO II: Protocolos de actuación ante el incumplimiento de la normativa, se puede observar una tabla que presenta el contenido de este apartado en una forma más esquemática).
• Faltas hacia otras personas:
– Agresión verbal:
1. Se pedirá al/la agresor/a que se disculpe y deponga su actitud.
2. Si no se disculpa o reincide, se le advertirá de la posible expulsión del centro hasta que se disculpe.
3. Si aun así no cede, se le invitará a abandonar el espacio.
– Discriminación:
1. Se pedirá al/la agresor/a que se disculpe y se le recordará el principio de inclusividad.
2. Si no se disculpa o reincide, se le advertirá de la posible expulsión del centro hasta que se disculpe.
3. Si aun así no cede, se le invitará a abandonar el espacio.
– Agresión física:
1. Conlleva la expulsión del centro de manera inmediata, pudiendo ser llamadas a intervenir las autoridades competentes si fuera necesario.
• Faltas hacia el espacio:
– Deterioro intencionado:
1. Se pedirá al/la infractora que abandone su actitud y que explique los motivos por los que actúa de esta forma.
2. Se le solicitará que repare o reponga el material dañado.
3. Si estas acciones son reiteradas, se le invitará al abandono del centro.
– Respeto a los horarios:
1. Se llamará la atención sobre el hecho de que se ha excedido el tiempo de la actividad y se instará a que agilicen el abandono de la sala.
2. Si aun así la actividad sigue sin ajustarse a horarios, será avisada de la posible reducción del tiempo o cancelación de la misma.
3. Si el incumplimiento de los horarios delimitados para dicha actividad es reiterado, se reducirá el horario de la misma en el mismo tiempo en que ésta se ha prolongado.
4. Llegado a este punto, la actividad será cancelada.
– Acaparamiento de recursos:
1. Cuando alguien acapare un recurso habiendo otras personas esperando para su uso, será informado de esto y se le pedirá que lo ceda.
2. Si no lo cede, se le obligará a abandonar el recurso inmediatamente.
3. Si esto es reiterado, se le impedirá el uso de dicho recurso durante cierto tiempo, a determinar por la(s) persona(s) responsables en ese momento.
– Respeto a las actividades programadas:
1. Cuando las acciones de algún/a usuario/a dificulten o impidan el correcto desarrollo de alguna actividad programada en el centro, dicha/o usuaria/o será informada/o del problema que causa y se le pedirá que cese su actividad.
2. Si no cede, será objeto de una segunda llamada de atención.
3. Si esto es reiterado, el/la usuario/a conflictivo/a será expulsado/a de la sala donde se esté realizando la actividad perturbada mientras que esta dure.
– Consumo de tabaco, alcohol, o cualquier estupefaciente:
1. Si un/a usuario/a es sorprendido/a consumiendo alguna de estas sustancias, se le recordará la normativa al respecto y se le solicitará que cese en el consumo dentro del centro.
2. Si no se consigue esta reacción en el/la usuario/a, se le invitará a que abandone el centro.
3. Si este comportamiento se repite otras veces, se prohibirá la entrada al/la usuario/a en el centro.
• Faltas hacia el proceso democrático:
– Decisiones unilaterales. Ante la toma por parte de una persona/grupo de una decisión que no haya sido acordada por el Órgano Gestor, éste ha de reaccionar de la siguiente manera:
1. Reunirá a la persona/grupo que haya cometido la falta y le pedirá que cese en la realización de la actividad que haya iniciado de forma unilateral hasta que ésta sea trabajada y asumida (o no) por las personas gestoras del centro.
2. En el caso de que la actividad no sea prolongada en el tiempo, sino que haya sido una decisión que afecta a algo puntual (y que, por tanto, no puede ser detenido), la persona/grupo infractor ha de comunicar al Órgano Gestor que ha tomado la decisión de forma unilateral y disculparse públicamente por ello, asumiendo que, de repetirse, no podrá participar en la gestión del espacio.
3. Se evaluarán los casos
4. Si, tras las advertencias, el usuario/grupo de usuarios continúan con su actitud negativa, se les excluirá de la gestión del centro.
– Saltarse los procesos democráticos:
1. Se recordará al/la usuario/a/grupo de usuarios/as los procesos democráticos y se les invitará a que participen en ellos.
2. Se advertirá de que no está consentidas las actitudes antidemocráticas, que la gestión del centro solamente es posible de una manera participativa y que su actitud negativa podría conllevar su exclusión de la gestión del centro.
3. Si, tras las advertencias, el/la usuario/a/grupo de usuarios/as continúan con su actitud negativa, se les excluirá de la gestión del centro.
– Falta al respeto de las decisiones tomadas:
1. Se recordará al/la usuario/a/grupo de usuarios/as los procesos democráticos y se les invitará a que participen en ellos, así como los mecanismos para cambiar cualquier tipo de decisión tomada anteriormente.
2. Se advertirá de que no está consentida la toma de decisiones unilaterales, que la gestión del centro solamente es posible de manera participativa, y que su actitud negativa podría conllevar la posible exclusión de la gestión del centro.
3. Si tras los pertinentes recordatorios el/la usuario/a/grupo de usuarios/as continúan con esta actitud, se les excluirá de la gestión del centro.
– Boicot a la asamblea
1. Si un/a usuario/a/grupo de usuarios/as impide el desarrollo pacífico de las asambleas, se le recordará la metodología asamblearia (respeto al moderador, al turno de palabra y a las personas que conforman la asamblea).
2. Se advertirá de que no están permitidas las actitudes que perturben el desarrollo normal de la asamblea y que esta actitud podría conllevar a la expulsión de este/a usuario/a/grupo de usuarios/as de la misma.
3. Si tras los avisos anteriormente descritos el/la usuario/a/grupo de usuarios/as continúan con su actitud de boicot, se les expulsará de la asamblea.

2.4. Protocolo de aceptación de propuestas (gestión de cesión de usos y espacios)
El protocolo para proponer o solicitar actividades en el Espacio Vecinal Montamarta se basa en el formulario de propuestas y solicitudes (ver ANEXO I: Formulario para la aceptación de propuestas o solicitudes) que consta de los siguientes puntos:
1. ¿Es una propuesta o una solicitud?: Casilla que definirá si la persona que rellena el formulario quiere realizar la actividad (propuesta) o está interesada en que se realice esa actividad (solicitud).
2. ¿Cuál es tu propuesta o solicitud?: En este espacio se desarrollará la actividad que se propone o se solicita.
3. Cuéntanos qué necesidades de tiempo y espacio tendría el proyecto: En este espacio se definen las salas, horas y la continuidad que requeriría la actividad.
4. Dinos qué materiales serían necesarios para la actividad: En el caso de necesitarse, en este espacio se realizaría una lista de materiales.
5. Explícanos cómo crees que se podrían obtener los materiales necesarios: Los materiales requeridos no siempre tienen por qué ser comprados. De hecho creemos que, si es posible, es mucho más positivo reciclar otros materiales. En este espacio, el solicitante propondría ideas.
6. Marca “Sí” o “No” dependiendo de si supondría algún coste.
7. Indícanos el coste aproximado de los materiales en euros: En el caso de que los materiales tuvieran que ser comprados, el solicitante especificaría la cuantía de estos.
8. ¿Qué disponibilidad de tiempo tienes?: En el caso de que fuera una propuesta, esta pregunta nos daría alguna idea de los horarios en los que podríamos programar la actividad.
9. ¿Algo más que contarnos?: Cualquier cosa que se le ocurra al solicitante.
10. Dinos tu nombre para contactar contigo.
11. Email.
12. Indica tu teléfono si quieres que te llamemos.
Este formulario existe tanto impreso en el propio centro como on-line en la página web del espacio vecinal.
Este impreso se rellenará siempre, sea quien sea la persona, organización o colectivo que realice la propuesta. De esta forma, la secretaría del centro podrá mantener un archivo histórico de todos los impresos para su consulta y necesidades futuras.
Puede darse el caso de que, en eventos como grandes reuniones vecinales, surjan propuestas. En este caso la secretaria del centro se ocuparía de rellenar los formularios necesarios para procesar de manera correcta estas solicitudes.
Una vez completado el formulario, tendrá que llegar a secretaria, en mano, por correo electrónico desde la página web o rellenado por las mismas personas que componen la secretaría. En primer lugar se dividirán entre propuestas y solicitudes.
En el caso de las propuestas, el grupo de trabajo valorará si dicha propuesta cumple con todos los preceptos del centro y si los horarios y precios de materiales son razonables para el centro y las vecinas que deseen realizar la actividad. Sí es así, la propuesta se llevará a la Órgano Gestor para su aprobación. Superada esta fase, la Secretaría se pondría en contacto con la persona o personas que proponen dicha actividad para cerrar los horarios y las fechas.
En el caso de las solicitudes, la Secretaría valorará la viabilidad de éstas y, en el caso de poder llevarse a cabo, buscará todo lo necesario para la realización de la actividad. Una vez conseguido todo esto, la llevará al Órgano Gestor para su aprobación. Si fuera aceptada, se decidirían los horarios y fechas en conjunto con la persona o personas que se comprometieron a realizar el proyecto.
Para evitar la duplicidad de eventos o actividades en los mismos espacios, existirá una agenda por cada sala donde se escribirá cada actividad una vez cerrados los horarios y fechas. Siempre que se pueda, se intentará decidir las actividades con al menos un mes de antelación, para así facilitar la planificación del centro y mejorar la información hacia los usuarios.
Ver ANEXO V: Solicitudes y propuestas.
3. Difusión
Desde Montamarta entendemos que, al convertirse en otro equipamiento más del Distrito de San Blas, la difusión tiene que ser la misma que la que se lleva a cabo desde los demás centros públicos del mismo, incluyendo tanto la oferta y programación de actividades como el carácter participativo del centro.
3.1. Medios para llevar a cabo la difusión

• Presencia de carteles y folletos explicativos en otros centros públicos (Centros Educativos, Centros Culturales, Centros Deportivos, Asociaciones Vecinales y demás asociaciones y organizaciones del Distrito).
• Campaña de Arranque.
• Ser incluidos como un equipamiento más del Distrito de San Blas en todos los soportes de difusión de los que disponen el Ayuntamiento y la Concejalía del Distrito (páginas web, marquesinas, revistas, programas de actividades, etc.).
• Cartelería oficial de promoción de actividades concretas en los soportes presentes en la vía pública destinados para dicho fin.
• Permiso y apoyo para la celebración de un día de inauguración del centro con carácter festivo e informativo, con la correspondiente difusión del mismo. La parte festiva del evento incluiría un pasacalles, actividades infantiles y una comida popular. La parte informativa del evento incluiría una rueda prensa con la presencia de medios de comunicación de ámbito local y nacional, donde participasen representantes de la FRAVM y el Centro.

Las posibles ayudas a la difusión de cada actividad particular vendrán acordadas con la Concejalía de Distrito, es importante reseñar que el centro podrá promocionar sus actividades en los demás equipamientos públicos del distrito como un equipamiento extra del mismo.

Share